Soft and chewy chocolate chip cookies

Estándar

Esta noche es nochebuena y… Y yo ya estoy harto de dulces navideños. La famosa Bandeja del gran Uanpound (condelantalyaloloco.com) lleva puesta en mi casa desde hace un mes y ya me sale el turrón por las orejas.
Así que ayer, tras la resaca de celebrar la lotería me puse q hacer unas galletas con chips de chocolate, blandiiiiiitas blanditas, como a mí me gustan.

Pincha aquí y sigue leyendo

Anuncios

Crema de galletas Speculoos

Estándar

Han pasado varias semanas desde la última entrada, pero hoy os traigo una forma diferente de comer galletas, ¡a cucharadas! Además se trata de unas galletas que descubrí no hace mucho en realidad, que son las galletas Speculoos, unas galletas con un sabor a especias y a invierno del norte de Europa.

Pincha aquí y sigue leyendo

Rollos de canela. Cinnamon rolls.

Estándar

Ya estamos terminando octubre. Y, aunque de momento no estemos teniendo otoño durante el día, por las noches ya va haciendo falta taparse con el edredón, manta o, incluso, nórdico. Y es que ya está, ya se ha pasado el año prácticamente y empieza la cuenta atrás para Navidad. Y el que no me crea que se acerque a la Puerta del Sol y vea cómo ayer por la tarde estaban montando cortylandia…
Pero bueno, espero que aun logremos tener un poco de otoño, o, si no lo tenemos, lo imaginemos con estos rollitos de canela. Porque, para mí, el otoño es la canela, la calabaza, almendras, piñones…

Pincha aquí y sigue leyendo

Mini cherry pies. Se acaba el verano.

Estándar

Por si alguien aún no lo sabe ha llegado Septiembre y quedan dos semanas escasas de verano… Pero bueno, yo, sinceramente, estoy encantado con ello. que vuelva el frío, los abrigos y bufandas, las comidas calentitas y, sobretodo, ese placer de poner el horno y agradecer la temperatura de la cocina, no como hasta ahora que te puedes morir por hacer un bizcocho.
Pincha aquí y sigue leyendo

Galletas de mantequilla de cacahuete. La mantequilla de cacahuete llegó para quedarse.

Estándar

Galletas. Qué ricas están y qué versátiles son. Para desayunar, para tomar a media mañana en el trabajo (o de madrugada en el trabajo para aquellos que curran de noche como yo), para merendar, para una cena en esos días de invierno que no te apetece cocinar nada y te calientas un tazón de leche…

Y lo que mucha gente no sabe… ¡Que fáciles de hacer son!

Pincha aquí y sigue leyendo