Carrot cake. O cómo pasar un año sin actualizar tu blog

Estándar

¡Hola a todos!

No creo que muchos os acordéis de mí ya que hace justo un año que publiqué mi última entrada, las tartaletas de naranja y chocolate picante, pero bueno, he decidido que ahora es el momento de retomar proyectos y este es, sin duda, uno de los que más me han gustado siempre.

No os voy a contar mi vida día por día pero sí que me gustaría hacer un resumen de cómo se pueden ir juntando cosas para retrasarte el actualizar un blog y, en mi caso, de cómo se combinaron con ser tremendamente vago…

carrot
Hace un año justo decidí cambiar de casa y me pasé todo el mes de febrero trabajando y buscando pisos con lo cual ya fue todo un mes en el que no pude cocinar nada. Una vez que encontré piso en mazo y me mudé descubrí que el horno estaba averiado. Y entre estar sin horno y todo lo que conlleva una mudanza pues se me pasaron varias semanas más. Cuando por fin ya estaba asentado y con el horno reparado ocurrió lo impensable: mi madre me regaló una thermomix y empecé a hacer todo con ella, con lo que no me parecía justo empezar a subir recetas hechas con la thermo. Yo empecé este blog hace ya un par de años precisamente por la rabia que me entraba al buscar una receta y muchas veces encontrarla sólo para ese aparato, así que realemente no sabía cómo gestionarlo: ¿abandonar el blog o convertirlo en un blog sobre thermomix? Pues ni una cosa ni la otra, voy a seguir fiel a mis principios subiendo recetas hechas a mano, y tal vez, de vez en cuando pueda subir alguna entrada que lleve también la receta para thermomix.

Soltado todo este rollo os cuento que llevo desde otoño para subir esta receta, pero que se ha convertido en un dulce tan habitual que se puede comer en cualquier época del año. Pido perdón porque no logro encontrar dónde guardé las fotos del paso a paso pero bueno, es realmente sencillo.

Vamos al lío.

carrot4

Ingredientes
Para el bizcocho
350 gr. de zanahorias
300 gr. harina
4 huevos M
300 gr. azúcar
300 ml. aceite de girasol
Un sobre de levadura (16gr.)
Esencia de vainilla
2 cucharaditas de bicarbonato sódico
2 cucharaditas de canela
50 gr de nueces
Una pizca de sal

Para el frosting de queso crema
200 gr. queso de untar
60 gr. mantequilla pomada
250 gr. azúcar glas
Esencia de vainilla
Chorrito de zumo de limón

Preparación

Empezamos precalentando el horno a 180ºC y engrasamos con mantequilla y harina o forramos con papel de horno dos moldes de 21-22 cm (o sólo uno pero hay que tener en cuenta que tardará más tiempo en hornearse y que este bizcocho es delicado y habrá que tener cuidado a la hora de separarlo en dos capas).

En un bol mezclamos con las varillas la harina, la levadura, la sal, la canela y el bicarbonato.

Pelamos y rallamos las zanahorias y picamos las nueces.

En el bol de la batidora (o un bol normal si usas una de mano) bate bien los huevos y añade poco a poco el azúcar.

Una vez esté todo integrado añade el aceite y sigue batiendo para mezclarlo bien.

Pon la esencia de vainilla que quieras (ten en cuenta que esta tarta sabe sobretodo a canela, no le pongas medio bote).

Sigue batiendo y añade la mezcla de la harina que habíamos hecho antes e incorpórala bien.

Ya sólo falta añadir la zanahoria rallada y las nueces y mezclarlo todo con una espátula de silicona, con movimientos envolventes, ya sabéis.

Dividimos la mezcla en los dos moldes y horneamos a la misma altura durante unos 30 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla y desmoldamos cuando estén completamente fríos.

Hacemos el frosting de queso mezclando la mantequilla con el queso hasta que se integren y luego añadiendo el azúcar glas poco a poco. Cuando esté todo uniforme añadimos un chorrito de esencia de vainilla y un chorrito de zumo de limón y terminamos de incorporar bien.

Montamos la tarta poniendo un bizcocho y la mitad del frosting encima, lo nivelamos bien con la espátula y ponemos el otro bizcocho encima con el resto del frosting. Nivelamos y lo dejamos con un acabado irregular.

Se puede decorar con algunas nueces, enteras o picadas. Incluso hay gente que prefiere cubrir la tarta por completo con el frosting, eso ya al gusto.

Ya solo falta comerse hasta las migajas.

A pleasure,

David

carrot5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s